Mucho se habla últimamente de la sostenibilidad, las nuevas tecnologías o la eficiencia energética. Son características que cada vez se tienen más en cuenta en nuestra sociedad, ya sea para comprar un vehículo, un electrodoméstico o a la hora de elegir un destino para visitar.

Gracias a estos conceptos nacen las Smart Cities, y con ellas el turismo inteligente. En primer lugar, vamos a definir lo que es una smart city, ya que así podremos entender en qué dirección van los destinos inteligentes. Pues bien, las ciudades que han decidido formar parte de este ya conocido grupo son aquellas que conectan a través de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación a la ciudadanía con las empresas y administraciones en todo momento. Además, fomentan la participación, la eficiencia, la sostenibilidad, una mejor calidad de vida y en general todas aquellas actitudes que generen un desarrollo sostenible y una gestión adecuada de los recursos naturales.

Las empresas del sector que apuestan por un turismo inteligente están empleando las últimas tecnologías como la realidad virtual o la realidad aumentada para vender no solo destinos, sino  experiencias. Los usuarios no solo buscan destinos diferentes y sostenibles, sino también actividades diferentes, y la tecnología ofrece la posibilidad de personalizarlas y hacerlas accesibles para todos.

Un ejemplo de smart city es Barcelona. Algunas de las acciones que han puesto en marcha para convertirse en un destino inteligente son la potenciación del uso de vehículos eléctricos, la remodelación urbana ampliando la red municipal de comunicaciones y desplegando nuevos sensores y sistemas telegestionados o la potenciación y despliegue de tecnología de pago contactless.

La posibilidad de estar informado en tiempo real de los lugares cercanos para poder visitar, donde comer u ofertas concretas según los intereses de cada uno, son servicios sostenibles que se ha conseguido gracias a las aplicaciones móviles, el big data o la geolocalización entre otras herramientas tecnológicas en las que se están apoyando las smart cities.