En el mes de Julio de 2018, tras varios meses de intenso trabajo, pudimos empezar a comercial los doce apartamentos turísticos integrados en la urbanización Marina Tropical, ubicados en Marina de Casares (Casares, Málaga).

La puesta en marcha de este proyecto de explotación de alojamientos turísticos, como ocurre en todos los inicios de las actividades empresariales, requirió de toda nuestra experiencia y habilidades para optimizar el tiempo con él se contaba para realizar todos los trámites previos e imprescindibles antes del lanzamiento y comercialización de los mismos.

Cada comunidad autónoma española ha formulado su propia legislación en este sentido y, además, los ayuntamientos se reservan el derecho a añadir otros puntos reguladores. En este caso, la regulación andaluza se expresa a través del Decreto 194/2010, de 20 de abril, de establecimientos de apartamentos turísticos, siendo competencia directa de la Dirección General de Calidad, Innovación y Fomento del Turismo.

Los principales pasos seguidos, y ordenados cronológicamente fueron los siguiente:

  1. Adecuación y dotación de las unidades de alojamiento. Los requisitos de las viviendas con fines turísticos son muy asequibles y quedan definidos en el artículo 6 del Decreto 28/2016, de 2 de Febrero, de las viviendas con fines turísticos.
  2. Registro e inicio de la actividad empresarial. La finalidad básica del Registro de Turismo de Andalucía (RTA) es la de servir de instrumento de conocimiento del sector. El Registro tiene naturaleza administrativa y carácter público y gratuito, pudiendo acceder a sus asientos cualquier persona o entidad pública o privada, sin más limitaciones que las establecidas en la legislación sobre protección de datos de carácter personal.
  3. Presentación de la declaración responsable para la clasificación de proyecto de establecimiento de alojamiento turístico. Es de obligado cumplimiento formalizar una declaración responsable en la que se manifieste el cumplimiento de los requisitos establecidos. Presentada al inicio de la actividad y permitiendo regular la misma, previa a la inspección técnica correspondiente.
  4. Creación de documentos administrativos y de registro. Garantizamos  la seguridad pública al obligar a los propietarios a llevar a cabo un registro documental e informativo sobre los viajeros que utilizan este hospedaje. Estos decretos aseguran los derechos de los usuarios y evita situaciones de fraude, intrusismo, clandestinidad y competencia desleal.
  5. Estudio de mercado, posicionamiento y ventas. Fijamos las políticas de precios. Contratamos los canales de venta y determinamos las pautas de comercialización. Supervisión y seguimiento de las reservas.
  6. Contratación de proveedores y personal. Por último, y no por ello la tarea más sencilla, fue la de contratar los proveedores necesarios, como la externalización del servicio de lavandería y limpieza, así como una empresa de reparaciones capacitada para mantener los estándares de calidad en cuanto al mantenimiento. Igualmente, encontramos a la persona más adecuada para desempeñar las funciones propias del front desk.